miércoles, 30 de agosto de 2017

ATESORANDO


EL SIMPLE NO ES SENCILLO


Para ser flexible

• Ya has visto que para ser flexible no se necesita ser elemental y vivir en lugares comunes. Más bien, te invito a que conviertas los lugares comunes en oportunidades para seguir avanzando hacia la integración que el pensamiento complejo te propone. 

• Por ejemplo, el sabio dice: «Lucha por lo que está bajo tu control, descarta lo que escapa a tu control» (estoicismo). Esta premisa no es simple, porque no responde a argumentos superficiales, ligeros y triviales. Más bien se desprende de la observación sistemática de cómo se relaciona el hombre con el futuro, de la virtud de aprender a perder y de reconocer que uno no lo puede todo (humildad). 

• El simple no es sencillo, porque sus premisas, sus antecedentes y sus elucubraciones surgen de un análisis insustancial que nada tiene que ver con el pensamiento complejo.

PECADORES Y SANTOS


martes, 29 de agosto de 2017

TAO TE KING: PRINCIPIO 33


Quien conoce a los demás, es sensato.

Quien se conoce a sí mismo, es sabio.

Quien vence a otros, es fuerte.

Quien se vence a sí mismo, es poderoso.

Quien consigue sus propósitos, es voluntarioso.

Quien se contenta con lo que tiene, es rico.

Quien no abandona su puesto, es perseverante.

LA CAPACIDAD DE PERDONAR Y EL ENTENDIMIENTO


lunes, 28 de agosto de 2017

LA CAPACIDAD DE PERDONAR


¿Podría decirnos algo sobre la capacidad de perdonar?

R: La capacidad de perdonar es fruto del entendimiento. A veces, incluso cuando queremos perdonar a alguien, no somos capaces de hacerlo. La buena voluntad necesaria para perdonar puede estar presente, pero la amargura y el sufrimiento siguen también estando presentes. Para mi el perdón es resultado de la práctica de observar profundamente y comprender.

En la oficina que teníamos en París en los años setenta y ochenta una mañana recibimos una muy mala noticia. Había llegado una carta en que nos decían que una niña de once años que viajaba en un barco procedente de Vietnam había sido violada por un pirata del mar. Cuando su padre intentó intervenir lo arrojaron al mar. La niña saltó al mar también, y se ahogó. Yo estaba enojado. Como seres humanos, tenemos derecho a enojarse; pero como practicantes, no tenemos derecho a cesar de practicar.

No fui capaz de desayunar; la noticia era demasiado para mí. Medité caminando en un bosque cercano. Intenté ponerme en contacto con los árboles, los pájaros y el cielo azul, para calmarme, y luego me senté y medité. La meditación duró mucho rato.

Mientras meditaba me vi nacer en la zona costera de Tailandia. Mi padre era un pescador pobre; mi madre era una mujer inculta. La pobreza me rodeaba por todas partes. A los catorce años tuve que ponerme a trabajar con mi padre en el barco para ganar nuestro sustento; este trabajo era muy duro. Cuando mi padre murió, tuve que hacerme cargo de su actividad yo solo para sostener a mi familia.

Un pescador que conocía me dijo que muchos refugiados del mar que salían de Vietnam solían llevar consigo sus posesiones muy valiosas, como oro y alhajas. Me dijo que si interceptábamos uno solo de estos barcos y nos quedábamos con una parte del oro, seríamos ricos. Como era un pescador pobre e inculto, su propuesta me tentó. Y un día decidí irme con él y robar a los refugiados del mar. Cuando vi como el pescador violaba a una de las mujeres que viajaban en el barco, sentí la tentación de hacer lo mismo. Miré a mi alrededor y cuando me di cuenta de que nada me podía detener —no había policías y no corría ningún riesgo— me dije a mí mismo: «Lo puedo hacer, una sola vez». Fue así como me convertí en pirata del mar que viola a una niña pequeña.

NUESTRA HISTORIA


jueves, 24 de agosto de 2017

PARA LA CÁTEDRA DE GEOGRAFÍA


Estaba intentando descifrar el alboroto de los pájaros de California, en las arboledas de la Universidad de Stanford, cuando un viejo profesor, que deambulaba por allí, se me acercó. El profesor, sabio en alguna especialidad de las ciencias biológicas, tenía mucha charla guardada. De lo suyo, sabía todo. Yo, que de aquello no sabía nada, nada entendí; pero él era simpático, hablaba suavemente y daba gusto escucharlo.

A cierta altura, lo picó la curiosidad y quiso saber de qué país venía. Le contesté; y por sus ojos, estupefactos, me di cuenta de que el nombre del Uruguay no le resultaba muy familiar. Yo ya estaba acostumbrado, pero el profesor fue amable y me hizo un comentario sobre las ropas típicas de mi país. Era evidente que el profesor confundía Uruguay con Guatemala: retribuí su gentileza haciéndome guatemalteco en el acto y sin chistar, y dije no sé qué cosa sobre la tormentosa historia de América Central.

REÍR SIN CAUSA


sábado, 19 de agosto de 2017

POBRES, LO QUE SE DICE POBRES


Pobres
lo que se dice pobres 
son los que no tienen tiempo para perder el tiempo.



Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que no tienen silencio ni pueden comprarlo.


Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que tienen piernas que se han olvidado de caminar,
como las alas de las gallinas se han olvidado de volar.


Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que comen basura y pagan por ella como si fuese comida.


Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que tienen el derecho de respirar mierda,
como si fuera aire, sin pagar nada por ella.


Pobres,
lo que se dice pobres
son los que no tienen más libertad de elegir entre uno y otro canal de televisión.

LA CONCIENCIA DE LOS OBJETOS


martes, 15 de agosto de 2017

LA PAZ PERFECTA


Cierto rey prometió un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos lo intentaron. El rey observó y admiró todas las obras, pero solamente hubo dos que en verdad le gustaron.

La primera mostraba un lago muy tranquilo espejo perfecto donde se reflejaban las montañas circundantes. Sobre ellas se encontraba un cielo azul con tenues nubes blancas. Todos los que miraron esta pintura estuvieron de acuerdo en que reflejaba la paz perfecta.

La segunda también tenía montañas, pero estas eran escabrosas. Sobre ellas había un cielo oscuro, del cual cala un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua.

Esta imagen no se revelaba para nada pacifica. Pero cuando el rey analizó el cuadro más cuidadosamente, observó que tras la cascada, en una grieta, crecía un delicado arbusto. En él había un nido y allí, en medio del rugir de la violenta calda de agua, un pajarito.

¿Cuál cree usted que fue la pintura ganadora?

OBJETOS


domingo, 13 de agosto de 2017

LA LEYENDA DEL CUCLILLO


El gallo francés cacarea en francés: «[Cocorico!», el gallo alemán, en alemán: «¡Kire-kiki!», y el gallo inglés, como es debido, en inglés: «¡Cook-e-doodle-do!». Los gallos hablan la lengua de sus países respectivos, ¿o quizá son los humanos quienes interpretan a su manera el grito inocente de las gallináceas? La cuestión hace sonreír, pero hay un canto que uno no puede, ciertamente, modular a su gusto: ¡el del cuclillo! En efecto, ¿cómo transformar esa música binaria, repetitiva, de una claridad tan evidente: «cucú ... cucú.,»? El que ha oído una vez la voz bien timbrada del volatinero de la primavera sabe muy bien que el cuclillo hace «cucú» y nada más. Sin embargo, en el país del Sol Naciente se afirma que el cuclillo no dice «cucú ... cucú ... », sino «kakkó ... kakkó ... » Añaden, incluso, que para ello tiene una razón excelente. 

Hace muchísimo tiempo, papá cuclillo pidió un día a su hija que le rascara la espalda, cosa que él no podía hacer a pesar de sus intentos vanos y desesperados de retorcer el pico. La señorita atravesaba las tormentas de la adolescencia. Se negó a hacerlo, con el pretexto de que a papá no le gustaba cierto cuclillo juvenil que exhibía una vestimenta pardorojiza de muy mal efecto y que le hacía parecer un cernícalo hembra.

-¡Grotesco! -fulminaba papá- ¡ Un cuclillo gris se viste de gris!

-¡Tú no sabes nada, es la última moda! -replicaba su hija.

INFLUENCIADO


viernes, 11 de agosto de 2017

LA MUERTE CONSCIENTE


Además del dormir sin sueños, que ya he mencionado, hay otra puerta involuntaria. Se abre brevemente en el momento de su muerte física. Incluso si usted ha desaprovechado todas las demás oportunidades de realización espiritual durante su vida, se le abrirá una última puerta inmediatamente después de la muerte del cuerpo. 

Hay innumerables relatos de personas que han tenido una impresión visual de esta puerta como una luz radiante y después regresaron de lo que se conoce comúnmente como una experiencia cercana a la muerte. Muchos hablan también de una sensación de dichosa serenidad y de profunda paz. En el Libro Tibetano de los Muertos, se describe como el "luminoso esplendor de la luz sin color del vacío", que dice que es "su propio verdadero ser". Esta puerta se abre sólo brevemente y a menos que usted haya encontrado ya la dimensión de lo No Manifestado durante su vida, probablemente se lo perderá. La mayoría de las personas cargan demasiada resistencia residual, demasiado miedo, demasiado apego a la experiencia sensorial, demasiada identificación con el mundo manifestado. Así que ven la puerta, dan la vuelta llenos de miedo y después pierden la conciencia. La mayor parte de lo que pasa después de esto es involuntario y automático. Eventual­mente, habrá otra ronda de nacimiento y muerte. Su presencia no era lo suficientemente fuerte como para acceder a la inmortalidad consciente.

¿Así que cruzar esta puerta no significa la aniquilación?

Eckhart Tolle:
Como con todas las otras puertas, su verdadera naturaleza radiante permanece, pero no la personalidad. En cualquier caso, cualquier cosa que sea real o de verdadero valor en su personalidad es su verdadera naturaleza que brilla a través de ella. Eso nunca se pierde. Nada que sea de valor, nada que sea real se pierde nunca. 

OLVÍDATE DE LA ILUMINACIÓN


miércoles, 9 de agosto de 2017

TAO TE KING: PRINCIPIO 32


El eterno SENTIDO
es la simplicidad sin nombre.

Aunque es pequeño,
el mundo no osa avasallarlo.

Si príncipes y reyes supieran atenerse a él,
todo sería tan adaptable como un invitado.

Se unirían Cielo y Tierra
y dejarían caer un grato rocío.

El pueblo, sin que se le ordenase nada,
recobraría la armonía.

El afán de estructurar
engendra los nombres.

LA MEDITACIÓN Y LA MUERTE


lunes, 7 de agosto de 2017

LOS MISTERIOS


ME ENCANTA VIAJAR


Me encanta viajar, pero odio llegar
(Albert Einstein)

Viajar nos permite ver nuevos puntos de vista, nos abre horizontes y flexibiliza nuestra mente. Cuando se habla de viajeros y escritores se suele citar en primer lugar a Bruce Chatwin, que paseó su mochila por Afganistán, Grecia, África... escribiendo sus pensamientos en cartas que después recopilaría su viuda.

Ese misterioso joven de sexualidad ambigua se convirtió en uno de los escritores británicos más conocidos del siglo XX, seduciendo al lector con sus sentimientos y sus descripciones de lo que veía y vivía.

Empezó a trabajar muy joven en una casa de subastas, en la cual lo nombraron director del área de impresionismo cuando detectó una falsificación de Picasso. A pesar de tener su vida establecida, Chatwin dijo un día «me voy a la Patagonia», dejó su empleo y se embarcó en un viaje que no terminaría hasta que una enfermedad le paró los pies.

Murió joven, después de dejar testimonio de sus andanzas en sus cuadernos, donde hablaba de temas tan candentes como la esclavitud o las creencias de distintos pueblos aborígenes. Según él mismo, sus viajes le dieron «la capacidad para retratar a la gente con dos pinceladas».

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...