viernes, 10 de noviembre de 2017

TIENES RAZÓN, TU TAMBIÉN


¿Podemos estar seguros de lo que decimos?

El maestro acababa de terminar una explicación complicada de conceptos difíciles. Un largo silencio siguió a sus palabras. Algunos monjes se aventuraron a hablar, poco seguros de sí mismos, después comenzaron paulatinamente a envalentonarse, emitiendo opiniones sobre lo que se había dicho, buscando más que nada la aprobación del maestro sobre lo que habían comprendido. Como éste no decía nada, cada uno de los que tomaba la palabra terminaba por afirmar categóricamente la veracidad de su proposición. Finalmente estalló una viva disputa teórica entre dos monjes particularmente testarudos y verbilocuentes.

Como ninguno de los dos lograba convencer a su adversario, decidieron de común acuerdo someterse a “la autoridad”. El primero expuso su argumentación y preguntó al maestro lo que pensaba sobre ello. Tras un momento dubitativo, éste respondió sucintamente: “En efecto, tienes razón”. El joven quedó encantado con la respuesta y, poniendo semblante de gran entendido, lanzó una mirada victoriosa a su adversario y salió de la sala. El segundo monje, algo turbado, lanzó entonces una larga demostración para explicar al maestro su punto de vista. Éste escuchó pacientemente hasta el final, dudó por un instante, y concluyó entonces de igual modo: “Es cierto, tienes razón”. El monje, tranquilizado, quedó también encantado y salió de la sala.

Un tercer monje, que había seguido toda la discusión sin decir nada, muy sorprendido por las dos aprobaciones sucesivas y contradictorias del maestro, se dirigió a él: “No comprendo, maestro. Las dos tesis que hemos escuchado son totalmente opuestas. ¡No pueden ser ciertas las dos al mismo tiempo! ¿Cómo puede decir a esos dos monjes que los dos tienen razón?”

El maestro le miró sonriendo, asintió y respondió: “Tienes razón, tu también”.

Algunas preguntas para profundizar y ampliar.

Comprensión
  • ¿Por qué los monjes buscan la aprobación del maestro?
  • ¿Por qué el silencio del maestro es interpretado como aprobación?
  • ¿Por qué cada uno de los monjes quiere convencer a su adversario?
  • ¿Por qué el primer monje pone un “semblante de gran entendido”?
  • ¿Por qué el maestro dice a los dos monjes que los dos tienen razón?
  • ¿Al maestro le falta lógica?
  • ¿Por qué el maestro sonríe al responder al tercer monje?
  • ¿El maestro se ha reído de los monjes?
  • ¿Qué quiere lograr el maestro?
  • ¿El tercer monje es diferente de los dos primeros?

Reflexión
  • ¿Es legítimo decir “a cada uno su verdad”?
  • ¿La certeza es una garantía de verdad?
  • ¿Es suficiente probar algo para que sea verdad?
  • ¿Persuadir a otro es lo que nos da la razón?
  • ¿Podemos tener razón y estar equivocados a la vez?
  • ¿Dos tesis opuestas pueden ser verdaderas simultáneamente?
  • ¿Todo discurso es problemático?
  • ¿Puede haber varias lógicas?
  • ¿La lógica y la dialéctica se oponen?
  • ¿Una proposición puede ser absolutamente verdadera?


Extracto del libro:
Sabiduría de los cuentos budistas
Oscar Brenifier & Isabelle Millon
Fotografía de Internet

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡aho! Gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...